Compartilo

Se ha producido un error en este gadget.

Sumate

Contamos con vos para multiplicar
Si querés aportar tu esfuerzo y sensibilidad para construir una sociedad mejor, no esperes para contactarte. juv.ede.moron@gmail.com /// Tel: 4627-7962 /// Rivadavia 18170, 2º Morón
Loading...

Nosotros

Seguidores

“No pactamos nada con nadie”

El referente del bloque que impulsó el proyecto de matrimonio gay explica la llegada tarde, dice que quedaron “atrapados entre los sectores más conservadores” y espera que la semana que viene se debata el proyecto en Diputados.

Por Miguel Jorquera

Martín Sabbatella dice que “había un acuerdo de todos los bloques para sesionar” y que nunca se imaginó que el quórum estuviera en peligro. El Grupo A acusó a Nuevo Encuentro de hacer “una transacción” con el oficialismo. Pero el ex intendente de Morón asegura que “no pactamos nada con nadie que no fuera el compromiso para sesionar y tratar un proyecto que impulsamos y venimos trabajando desde hace mucho tiempo”.

–¿Por qué no estuvieron en el recinto para aportar al quórum?

–Ibamos a la sesión un poco más tarde porque estuvimos definiendo con Vilma (Ibarra) algunos aspectos de las intervenciones en el recinto. Nunca pensamos que estaba en discusión el quórum.

–¿Por qué?

–Porque el martes en la reunión de Labor Parlamentaria hubo un acuerdo entre todos los bloques para sesionar. Nosotros propusimos ahí que se discutiera primero el proyecto del matrimonio entre personas del mismo sexo para despegarlo de otras discusiones políticas, pero hubo bloques que se opusieron, como la UCR, el PJ disidente de (Felipe) Solá, el macrismo, la Coalición Cívica y Proyecto Sur. Se acordó que el primer tema fuera el impuesto al cheque solamente con dos posturas, una a favor y otra en contra, para votarlo rápidamente y no quitarle tiempo al debate sobre el matrimonio homosexual. Ibamos a la sesión, lamentablemente tarde, pero porque no estaba en riesgo el quórum.

–Pero no fue así. El kirchnerismo había dicho que no daría quórum para tratar el ingreso del impuesto al cheque y éste era el primer tema.

–En la reunión de Labor Parlamentaria el oficialismo no planteó eso. Había un acuerdo para tratar los dos temas. Nos hacen responsable, a un bloque de cinco diputados, de no haber aportado el quórum. En el recinto había sólo 110 diputados, el compromiso de sesionar lo habían respaldado todos los bloques y la Cámara tiene 257 diputados.

–¿Qué pasó entonces?

–Fue una canallada. Quedamos atrapados entre los sectores que no quieren que se igualen los derechos de homosexuales y heterosexuales y de quienes no querían que se trate el ingreso de la media sanción al Senado sobre la coparticipación del impuesto al cheque. Nosotros estamos de acuerdo en que se traten los dos temas, pero quedamos atrapados por los sectores más conservadores que dentro del oficialismo y de la oposición no quieren que se trate la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo.

–¿Pecaron de ingenuos?

–Puede ser, pero nosotros no pactamos nada con nadie que no fuera el compromiso para sesionar y tratar un proyecto que impulsamos y venimos trabajando desde hace mucho tiempo.

–¿Cómo se destraba esto?

–Estamos convencidos de que la semana que viene vamos a tratar y darle media sanción al proyecto de matrimonio homosexual, que es un paso histórico que da forma a una igualdad y equiparación de derechos largamente postergada y que es urgente que se trate.

–Desde el oficialismo proponen una sesión especial para tratar solamente ese tema y un sector de la oposición propone una sesión ordinaria o especial con el mismo temario de la sesión que se frustró.

–Nosotros vamos a trabajar para que esto se trate la semana que viene. Buscaremos un acuerdo que se respete, pero también vamos a escuchar la opinión de las organizaciones con las que venimos trabajando desde hace mucho tiempo para que el proyecto se convierta en ley.

Desde el bloque de Nuevo Encuentro se condenó la maniobra que rompió “el acuerdo político logrado para que hoy se sancionará la ley de matrimonio gay”

“Ayer se acordó en la Comisión de Labor Parlamentaria el tratamiento de la ley de Matrimonio entre personas del mismo sexo, la cual nosotros impulsamos desde hace años. Se llegó a la sesión de hoy con la certeza y la tranquilidad de que daríamos media sanción a una iniciativa con mucho consenso”, explicaron los diputados del bloque Nuevo Encuentro, que encabeza Martín Sabbatella, y que integran Vilma Ibarra (presidenta de la Comisión de Legislación General y autora del proyecto), Ariel Basteiro, Carlos Heller y Jorge Rivas.

“El levantamiento de la sesión de hoy fue una canallada de los sectores que no quieren que se igualen los derechos de homosexuales y heterosexuales. Quedamos atrapados entre quienes no querían tratar la ley de cheque y quienes no querían tratar la ley de matrimonio”, explicó el diputado Sabbatella, mientras que Ibarra señaló: “Había un compromiso asumido por la mayoría de los bloques de que hoy hubiera sesión. Se aprovechó el retraso de pocos minutos para imponer lo que quieren los sectores más conservadores”.

Respecto a que el bloque de Nuevo Encuentro no había ingresado a la sala de sesiones al momento de levantar la sesión ordinaria, los diputados explicaron: “Había 115 legisladores en el recinto. Nosotros estuvimos esta mañana en la conferencia de prensa de las organizaciones que impulsan la ley y con las que venimos trabajando desde hace muchos años esta iniciativa. Luego, de eso, pasamos por los despachos a organizar las exposiciones que haríamos en el recinto y en los pasillos del Congreso nos enteramos del levantamiento de la sesión”. “Nos confiamos en el acuerdo amplio que se había establecido y quedamos atrapados entre las mañas y la picardía de quienes no quieren la ley y aprovecharon el momento. Aunque no alcanzaba con nuestro bloque de cinco diputados para alcanzar el quórum, nos hacemos cargo ante las organizaciones por haber permitido que se burlaran con esta maniobra de una militancia de años a favor de la igualdad”, consideraron los integrantes de Nuevo Encuentro y concluyeron: “La ley se va a tratar indefectiblemente en la próxima sesión, y se va a saber quién está de acuerdo con la igualdad y quién no. Hay que saldar de una vez por todas esta deuda de la Democracia que discrimina a miles de parejas en el país”.



LO DIJO EN CAMPAÑA


“Todos los ciudadanos tenemos derecho a estar informados sobre lo que se hace desde el Estado -consideró hoy Martín Sabbatella, en referencia a la conmemoración del Día Internacional por el Derecho a la Información Pública-. Es urgente que se sancione en el país una ley seria y abarcativa que permita que cualquier persona, por cualquier motivo, acceda a toda la información y documentación sobre medidas, actos o decisiones que se producen en todos los niveles del Estado”.


LO HACE COMO DIPUTADO

Nuevo Encuentro presentó la iniciativa que recoge los aportes de varias organizaciones.

El bloque Nuevo Encuentro presentó el viernes en la Cámara de Diputados el proyecto de ley para garantizar el derecho al Libre Acceso a la Información Pública, que recoge los aportes de diversas organizaciones de la sociedad civil especializadas en el tema, además de la experiencia desarrollada desde fines del ’99 en el Gobierno municipal de Morón. "Todas y todas tenemos derecho a saber con detalle qué se hace desde el Estado y cómo", resumió el titular del bloque Nuevo Encuentro Martín Sabbatella tras ingresar en la cámara baja un proyecto abarcativo y detallado que garantiza la posibilidad de qué cualquier persona solicite, sin necesidad de explicar motivos, información en organismos públicos que van desde los tres poderes del Estado, hasta las universidades, las Fuerzas Armadas o las empresas concesionaria de servicios, entre muchos otros. "Es una iniciativa ambiciosa que significará un cambio profundo en materia de calidad democrática", agregó el diputado sobre el proyecto que lleva la firma de los cinco integrantes del bloque, Vilma Ibarra, Jorge Rivas, Carlos Heller, Ariel Basteiro y el propio Sabbatella.


LO DIJO EN CAMPAÑA

El Estado tiene el deber de acentuar las políticas públicas para prevenir embarazos no deseados, mediante educación sexual y provisión de métodos de anticoncepción; y también tiene el deber de terminar con una de las principales causas de muerte de las mujeres, que son los abortos clandestinos”

LO HACE COMO DIPUTADO

Los diputados de Nuevo Encuentro Martín Sabbatella, Vilma Ibarra, Carlos Heller, Ariel Basteiro y Jorge Rivas, presentaron hoy -Día Internacional de la Mujer- un proyecto de ley para legalizar el aborto hasta la semana catorce de embarazo. "Es imprescindible que la legalización del aborto se instale definitivamente en la agenda legislativa de 2010", señalaron los diputados nacionales: "Venimos trabajando desde hace tiempo esta temática consultando opiniones de especialistas y de numerosas organizaciones de la sociedad civil".



El oro verde, la soja, ha transformado Argentina en muy pocos años: ha impulsado el crecimiento de la economía y la salida de la crisis de 2001, ha cambiado la manera de vivir y de trabajar de miles de productores agrícolas y de centenares de pequeñas localidades rurales y ha extendido la frontera agrícola por donde antes había pastos, otros cultivos, monte o simple paisaje. La soja se come todo: vacas, pueblos, montes, tradiciones e incluso trabajadores rurales, porque exige poca mano de obra y porque existe una creciente concentración de la propiedad de la tierra. Algunos expertos empiezan a estar preocupados.

"Hay que impedir que se siga plantando soja donde antes no la había. Hemos pasado de siete millones de hectáreas de soja en 2003 a los 20 millones de hectáreas que se sembraron esta temporada", explica Marcelo Brignoni, diputado de la Asamblea de Santa Fe. "Demasiada soja", admite el director de la revista Rosario Express, Óscar Bertone. De 2009 a 2010 se pasó de 17,5 millones de hectáreas a los 20 millones actuales. Se calcula que en toda Argentina hay aproximadamente 31 millones de hectáreas de uso agrícola, lo que quiere decir que la soja ya ocupa este año cerca del 64% de la superficie cultivable total.

La Pampa esta integrada por cinco provincias: Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, La Pampa y Santa Fe. En el núcleo central están las tierras más fértiles de Argentina y posiblemente del mundo. Hace siete años, una hectárea podía valer 2.000 dólares estadounidenses. Hoy se llegan a pagar hasta 15.000 (aunque el promedio ronda los 12.000 dólares por hectárea). El cambio radical ha llegado precisamente de mano de la soja. De las necesidades de China, que la paga a muy buen precio, y de la soja transgénica (que va ligada inexorablemente al uso del herbicida glifosato), que es la que está permitiendo rendimientos muy elevados, con promedios de 4.000 kilos y casos de hasta 10 toneladas por hectárea. Es fácil hacerse una idea del dinero que se mueve estos días en el campo argentino: en la Bolsa de Chicago se estaba pagando esta semana entre 355 y 358 dólares por tonelada de soja.

"Esa es una de las grandes transformaciones sociales que ha acarreado la soja transgénica", comenta el diputado de Santa Fe. "Los padres de esos jugadores de golf se subían al tractor a las cinco de la mañana y se bajaban a las seis de la tarde. Sus hijos no van a volver a trabajar nunca más: simplemente, alquilan sus tierras y reciben el dinero correspondiente. Por 50 hectáreas pueden sacar hasta 90.000 pesos de renta anual", explica. Son unos 18.000 euros, pero en Argentina no se trata de poco dinero. Un profesional joven que trabaje en la capital federal, un médico, un profesor de universidad o un periodista, no cobra más de 7.000 o 7.500 euros al año. Esos agricultores, que viven en núcleos rurales, reciben más del doble por no hacer absolutamente nada. "¿Comprende usted por qué es tan difícil debatir sobre la soja en este país?", se lamenta el diputado de Santa Fe.

Brignoni pertenece a un partido relativamente nuevo, de raíz socialista, que se llama Nuevo Encuentro (su líder nacional es Martín Sabbatella), y conoce muy bien la realidad de su provincia. "Es absurdo querer que se prohíba el glifosato, como dicen algunos ecologistas, o que se arranque la soja transgénica. Eso es imposible. No se trata sólo de los intereses de los grandes terratenientes, sino de los pequeños y medianos productores, que han encontrado en la soja transgénica un verdadero filón y se han convertido en sus más ardientes defensores". De hecho, afirma Brignoni, los grandes hacendados, los ricos de toda la vida, los de la llamada Sociedad Rural (uno de cuyos presidentes fue José Martínez de Hoz, el ministro de Economía de la dictadura militar), conservan sus negocios ganaderos.

"Ellos siguen teniendo vacas y simplemente ponen dinero en los pool de siembra y en fideicomisos de inversión, conglomerados financieros que alquilan los campos de los pequeños y medianos y plantan allí la soja". Uno de los mayores pools del país es el organizado por Gustavo Grobocopatel, un ingeniero que se presenta como el nuevo modelo de empresario agrícola y que confiesa controlar 250.000 hectáreas, aunque algunos ecologistas afirman que en realidad duplica esa cifra, si se cuentan los campos alquilados en Paraguay y Brasil.

Para muchos expertos, el cultivo de la soja funciona cada día más como un cartel, con el resultado de que cada vez hay menos productores rurales en Argentina. Según datos de 2009, en todo el país hay censados 276.581 productores agrarios, la mitad de los que había registrados en 1969, cuando llegó la primera soja. Han desaparecido miles de viviendas rurales, cuyos dueños se han ido a vivir a los pueblos y ciudades cercanos. El censo de población rural dispersa, que caracterizó durante muchos años a Argentina y marcó su carácter, ha sufrido una disminución radical. Incluso los pueblos más pequeños han terminado por borrarse, engullidos por el mar verde. En Santa Fe afirman que de un total de 352 municipios, hay más de 60 en peligro de extinción.

"Lo normal sería que estos fueran grandes temas de debate político", afirma Brignoni. "Pero no es posible casi hablar de estos asuntos porque, por ejemplo, de los 19 miembros del Senado de Santa Fe, 14 están viviendo de la soja. El político más famoso de la provincia, Carlos Reutemann, posible candidato peronista a la presidencia de Argentina, es un gran productor de soja. Todos ellos deberían abstenerse cuando se tratan asuntos relacionados con ese cultivo, pero, por supuesto, no lo hacen". El diputado se queja también de grandes medios informativos que tienen intereses en el negocio de la soja, "así que tampoco es fácil conseguir que abran ese debate. Y así va pasando el tiempo y seguimos sin saber bien la magnitud del daño creado por la llamada siembra directa o el avance de la frontera de la soja".

LA NOTA COMPLETA