Compartilo

Se ha producido un error en este gadget.

Sumate

Contamos con vos para multiplicar
Si querés aportar tu esfuerzo y sensibilidad para construir una sociedad mejor, no esperes para contactarte. juv.ede.moron@gmail.com /// Tel: 4627-7962 /// Rivadavia 18170, 2º Morón
Loading...

Nosotros

Seguidores

Se trata del primer fallo por delitos de lesa humanidad cometidos en Campo de Mayo. La fiscalía otorgó carcel de por vida para el ex general Santiago Omar Riveros (foto), acusado por el asesinato del militante comunista Floreal Avellaneda. Fue sentenciado junto a otros 5 ex militares, que recibieron penas de entre 8 y 25 años de prisión, todas de cumplimiento en cárceles comunes.

La fiscalía definió darle cadena perpetua al imputado Riveros quién fue condenado en 1985 e indultado cuatro años después por Carlos Menem. En Italia recibió una pena de cadena perpetua por la desaparición y muerte de tres ciudadanos italianos.

Los acusados son el ex comandante de Institutos Militares, general Santiago Omar Riveros; su jefe de inteligencia, general Fernando Verplaetsen, y el entonces jefe de la Escuela de Infantería, general Osvaldo García.

También estaban acusados los capitanes César Fragni y Rául Harsich, que estaban a cargo del centro de detención ilegal "El Campito", y Alberto Aneto, el principal de la comisaría de Villa Martelli que fue reconocido como jefe de los operativos de secuestro y tortura en Campo de Mayo.

Cuando los jueces le dieron la posibilidad de hacer el último descargo antes de dar a conocer el veredicto, el ex general Riveros denunció que le "Cortaron los derechos humanos" y pronosticó que la sentencia será condenatoria. "Las fuerzas armadas entablaron una guerra revolucionaria contra la agresión marxista", sostuvo el ex militar y remarcó que no cometió ilícitos, sino que sólo cumplió "órdenes".

Tras recordar que hace diez años permanece recluido en su domicilio "sin salir a la calle", Riveros defendió la ley de Obediencia Debida y desconoció al Congreso facultades para anularla, tal como lo hizo poco después de la asunción como presidente de Néstor Kirchner. "Mis jueces naturales son mi familia y el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas", concluyó Riveros.

A los militares se les imputaba responsabilidad directa en el asesinato y en la privación ilegal de liberad de la madre, ahora querellante, mientras que al policía Aneto y a los dos oficiales de la Escuela de Infantería, la autoría directa de los delitos.

Las cuatro querellas y la fiscalía pidieron reclusión perpetua para los seis imputados, aunque la fiscalía pidió al mismo tiempo una pena alternativa de 25 años de prisión para Riveros y Verplatsen, 18 para García, 17 para Aneto y 15 para Harsich y Fragni. En tanto, las defensas pidieron la absolución total de los imputados. Pero se hizo justicia.

FUENTE



0 comentarios

Publicar un comentario